Restauración de un MSX Philips NMS8245.

Hace muchos años acabó en mis manos un MSX2 de Philips modelo NMS8245. Dado el lamentable estado en el que se encontraba, lo guardé en una caja, donde estuvo en el olvido durante casi una década. Hasta que decidí intentar repararlo para poder disfrutar de él otra vez.

A parte de que la foto está movida, el estado del ordenador era lamentable.

Tras un test inicial, observe que varias teclas no respondían correctamente y que la disquetera hacía mucho ruido. Además, tanto el teclado como la carcasa tenían un exceso de suciedad. El primer paso fue desmontar por completo el ordenador para su limpieza e intentar la reparación del teclado.

El MSX desmontado encima del banco de trabajo.

Después de una primera limpieza con un pincel, aire a presión y la aspiradora, observe que ya habían realizado la adaptación para usar una disquetera genérica de PC, solo que no de la manera más correcta, ya que los diferentes cambios necesarios en el cable de conexión se hicieron cortando y empalmando con cinta aislante. De todos modos, antes de continuar, conecte lo básico para comprobar su funcionamiento.

Una vez verificado que se iniciaba correctamente, procedí a la primera reparación: el teclado. Varias teclas no respondían y otras por su parte activaban la de al lado. El problema es que, con los años, la membrana se ensucia y se vuelve rígida, con los que los contactos dejan de ser tan flexibles y no se comportan como deberían. Una limpieza externa de la misma por ambos lados suele ser suficiente. Yo uso un desengrasante suave para la parte externa, del cual elimino los restos posteriormente con un producto para la limpieza de plásticos y un spray especial para la limpieza de los contactos internos.

El soporte del teclado presentaba muestras de oxidación.

Debido a que en algún momento se derramo liquido en el teclado, el soporte mostraba evidentes signos de oxidación. Aunque eliminé dicha oxidación, decidí proteger la membrana del chasis poniendo una pieza de plástico antiestático entre ellos. Una vez limpiada la membrana y realizada la posterior prueba de funcionamiento de cada contacto, procedí a la limpieza externa del teclado y a su montaje.

Con todas las pruebas realizadas, limpie la carcasa externa. Las partes plásticas una vez desmontadas se limpian bien con desengrasante y luego aclarándolas con agua caliente. Para las teclas he empapado un bastoncito de algodón con desengrasante, limpiándolas con cuidado, aclarándolas luego con un limpiacristales apto para plástico siguiendo el mismo método. Con la carcasa ya limpia, solo quedaba el cambio de unidad de disco. Este modelo usa de serie una unidad de 3″ 1/2 de 720kb, pero se puede adaptar una disquetera para PC realizando un par de modificaciones en su circuitería y unos cambios en el cable de conexión.

De serie tanto la disquetera original como el conector del MSX usan una tira plana de 14 pines, el cual se tiene que transformar al cable de PC de 34 pines. Usé un trozo pequeño de baquelita para realizar las conexiones de la adaptación, recubriéndola luego con plástico termofusible para aislar las soldaduras. También cambié el conector de alimentación de la disquetera por uno estándar. Decidí usar la adaptación más fiel que encontré buscando por internet, pero esta requería que se modificara la circuitería de la disquetera. Para la realización de la adaptación del cable como la modificación de la disquetera, seguí las instrucciones de un tutorial de Hans Otten del año 2003.

Relación de conexiones según el tutorial de Hans Otten.

Por defecto las disqueteras de PC informan del estado DC (Disk Change), pero para usarlas en un MSX deberán de devolver la señal RDY (Disk Ready). Para adaptarla, simplemente desoldaremos el puente marcado como DC y lo realizamos en el espacio marcado como RDY.

El siguiente paso es configurar la disquetera para que, sea la unidad 0 (A:). Las disqueteras de PC están configuradas por defecto como unidad 1 (B:) y luego un cruce en el cable de datos cambia esta configuración. Como el MSX usa el cable pin a pin, necesitamos modificar la asignación de unidad. Para ellos buscaremos los puentes marcados como DS0 y DS1 y cambiaremos el punto de soldadura de la posición 1 a la 0.

Con estas modificaciones la disquetera ya estará adaptada. Como el firmware de MSX solo permite usar discos de 720 kb (doble densidad), si queremos usar discos de 1.44 Mb (alta densidad), deberemos tapar con cinta adhesiva el agujero de la derecha para «engañar» al sensor de la disquetera y que crea que hemos introducido un disco doble densidad. La capacidad una vez formateados será de 720 kb. Adicionalmente, podemos retirar dicho sensor en la disquetera, así la unidad creerá que todos los discos introducidos son de doble densidad.

Una vez probado su funcionamiento, solo quedo volver a montarlo y poder disfrutar de mi MSX2 restaurado. El plástico de la carcasa, pese a quedar muy limpio, se ve bastante desgastado por el uso y el paso de los años, pero su funcionamiento ahora es perfecto.

Posteriormente reemplacé la batería interna del ordenador. Podéis ver el tutorial en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *